Bombas verticales para el tratamiento de lodos

  1. bombas verticales para el tratamiento de lodos
  2. vertical pumps 2 636x357
  3. vertical pumps 636x357

En este artículo describiremos las características y las prestaciones de las bombas verticales para el tratamiento de lodos.

Las bombas centrífugas, utilizadas en muchos sectores industriales por su eficiencia, versatilidad y capacidad de soportar presiones y flujos, pueden ser de dos tipos:

  • bombas verticales
  • bombas horizontales.

La principal diferencia entre estas dos bombas es la forma y la posición del eje: las bombas centrífugas horizontales tienen un eje posicionado horizontalmente, ya sea entre cojinetes o suspendido.

Mientras que las bombas centrífugas en línea vertical, como es obvio, tienen el eje posicionado verticalmente.

La elección de una bomba vertical conlleva varias ventajas:

  • las dimensiones son inferiores con respecto a las de una bomba horizontal;
  • permite trabajar en una superficie reducida;
  • la NPSH (Net Positive Suction Head, es decir la altura neta positiva de aspiración) se puede variar y adaptar a una amplia gama de aplicaciones;
  • se presta al tratamiento de líquidos con altas presiones y altas temperaturas, así como de lodos, incluso los que son altamente abrasivos y/o ácidos.

Las principales aplicaciones de las bombas verticales están relacionadas con:

  • centrales eléctricas
  • lavado de materiales mineros, canteras e inertes
  • traslado de carbón, aguas residuales y lodos
  • minas
  • pulpa de madera y papel
  • industria química

Son aplicaciones que requieren que las bombas verticales funcionen a veces incluso en condiciones extremas, trasladando fluidos y/o lodos ácidos, abrasivos o altamente abrasivos.

Bombas verticales para lodos altamente abrasivos y/o ácidos

Como su nombre lo indica, una bomba para lodos procesa y traslada fluidos de desecho con un alto contenido de sólidos. El lodo, de hecho, se define como una mezcla única compuesta de un fluido – generalmente agua – y algún tipo de sólido pulverizado.

Dado que el material que se traslada es pesado y también puede contener sustancias corrosivas o volátiles, las bombas verticales para lodos deben tener un mecanismo muy potente.

Los expertos dividen los lodos en dos categorías:

  • sedimentados: lodos caracterizados por partículas gruesas que generan una mezcla inestable;
  • no sedimentados: lodos compuestos por partículas finas que no son particularmente desgastantes.

En cualquier caso, la selección de la bomba más apropiada para mover los lodos debe tener en cuenta el caudal y la potencia que se necesitan para el bombeo. Además, la presencia de partículas abrasivas o ácidas somete a la bomba a un esfuerzo particular debido a la erosión causada por la fricción física o la reacción química.

La gama PEMO Pumps cuenta con 20 modelos básicos, que pueden adaptarse en versión horizontal, vertical, sumergible y multietapa, dando lugar a más de tres mil configuraciones personalizables.

Todos los ejes, bases y cojinetes están sobredimensionados para aumentar la vida útil mecánica de las bombas PEMO; las dimensiones totales son compactas, con un diseño de calidad industrial.

Los rotores son de tipo abierto, y pueden ser de goma o metal: estos últimos suelen ser de Hardalloy PEMO (750-800 HB), o de AISI o Hastelloy C, pero también pueden fabricarse, bajo pedido, de otros metales o aleaciones.

Los cuerpos están hechos principalmente de hierro fundido, y en dos partes separables; algunos modelos ya están disponibles en Hardalloy PEMO, y a petición en acero inoxidable, Hastelloy u otros metales.

Las bombas verticales para el tratamiento de lodos están agrupadas en tres series:

  • JOLLY: diseñadas para aplicaciones con fluidos y lodos altamente abrasivos y/o ácidos;
  • MEC: diseñadas para su uso en el interior de tanques o pozos, y para que sean fáciles de mover;
  • AUS: adecuadas para el funcionamiento en seco.

Bombas de la serie Jolly

Las bombas verticales para lodos abrasivos de la serie Jolly están diseñadas para una instalación fija o adaptadas a barcazas. Tienen una placa de montaje pesada, con agujeros para pernos y cáncamos para la elevación, y son particularmente resistentes. Se pueden diseñar de acuerdo con los requisitos específicos del cliente.

Funcionan con caudales de entre 5 y 1500 m3/h, a una presión máxima de 7 bar.

La longitud máxima de la bomba bajo la placa puede alcanzar los 4-5 metros. Las partes sumergidas y las partes internas de las carcasas y del rotor están recubiertas de goma o aleación dura (700÷800 HB).

Los ejes de las bombas Jolly, apoyados sobre la placa base por dos o tres cojinetes, están diseñados de acuerdo con la longitud de inmersión y la altura del sistema.

Esto reduce las vibraciones y simplifica el mantenimiento de la parte inferior de la bomba: bastará con cambiar el casquillo guía y el manguito desgastados por los materiales abrasivos, con una frecuencia de sustitución que dependerá de la altura total de funcionamiento de la bomba y del tamaño de las partículas abrasivas.

Bombas de la serie MEC

Las bombas de la serie MEC también están diseñadas para aplicaciones con fluidos y lodos altamente abrasivos y/o ácidos, y son sustancialmente similares a las Jolly.

A diferencia de estas últimas, sin embargo, no están montadas sobre soportes en voladizo: de hecho, se mantienen en posición vertical en el interior de tanques o pozos gracias a dispositivos de suspensión (cables de acero, cadenas u otros) enganchados al cáncamo de elevación de la robusta estructura metálica que se encuentra en la parte superior. Su configuración permite moverlas fácilmente de una posición a otra.

Las longitudes por debajo de las placas son estándar y no superan los 2 metros.

Las bombas de la serie MEC también funcionan con caudales de entre 5 y 1500 m3/h, a una presión máxima de 7 bar.

Bombas de la serie AUS

Desde un punto de vista mecánico, las bombas verticales para lodos abrasivos de la serie AUS son similares a las de la serie JOLLY y de la serie MEC. De hecho, estas bombas también funcionan con caudales de entre 5 y 1500 m3/h y una presión máxima de 7 bar; la longitud máxima de la bomba bajo la base es de 1,5 metros.

Lo que distingue a las bombas de esta serie es la disposición especial del ensamblaje carcasa-rotor, que hace posible el funcionamiento en seco.

Esta característica, combinada con la extrema facilidad de mantenimiento (engrasar los cojinetes es prácticamente el único cuidado necesario), significa que las bombas verticales para lodos de la serie AUS son capaces de funcionar incluso en condiciones verdaderamente extremas.