Transferencia de lodos con las bombas Pemo

  1. transferencia de lodos con las bombas pemo

La transferencia de lodos es una operación compleja que involucra a muchos sectores: desde la minería y las canteras hasta el procesamiento de piedra, mármol y granito; desde la industria cerámica hasta la del papel; desde el tratamiento de la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos hasta la purificación del agua.

Todas las bombas PEMO fabricadas por Perissinotto S.p.A. son capaces de llevar a cabo este delicado procedimiento: de hecho, para cada uno de estos sectores, la Empresa dispone de modelos que pueden personalizarse en función de las necesidades del cliente y que se adaptan perfectamente a la succión y la transferencia de lodos densos, abrasivos, ácidos o de aguas residuales.

Un lodo no es más que una mezcla compuesta por un fluido (generalmente agua) y algún material sólido pulverizado. Es un material pesado, que también puede contener sustancias volátiles, abrasivas o corrosivas.

Dependiendo de los sólidos que contengan, los lodos pueden ser:

  • sedimentados, es decir, que contiene partículas gruesas que hacen que la mezcla sea inestable;
  • no sedimentados, es decir, compuestos por partículas finas que no provocan un desgaste especial.

Independientemente del tipo de lodo en cuestión, la elección de una bomba de transferencia de lodos debe tener en cuenta el caudal y la potencia necesarios, así como la posible erosión causada por la fricción física o la reacción química, si la mezcla que se manipula contiene partículas especialmente abrasivas o ácidas.

¿Qué bombas utilizar?

Todos los modelos básicos de la gama PEMO Pumps pueden adaptarse en versión vertical, horizontal, sumergible o multietapa: esto da lugar a más de tres mil configuraciones posibles diferentes, para hacer frente a cualquier actividad y cualquier necesidad de transferencia de lodos.

Los ejes, bases y cojinetes están sobredimensionados para aumentar la vida útil mecánica: las dimensiones totales siguen siendo compactas, gracias a un diseño industrial de calidad.

Los rotores, de tipo abierto, pueden ser de goma o metal: en este último caso, suelen ser de Hardalloy PEMO (750-800 HB), o de AISI o Hastelloy C.

En función de las necesidades del cliente, también se pueden fabricar de otros metales o aleaciones.

Los cuerpos están hechos en dos partes separables, y principalmente de hierro fundido. Algunos modelos ya están disponibles en Hardalloy PEMO y, a petición, también en acero inoxidable, Hastelloy u otros metales.

Los modelos horizontales de las series AO/AB y AO/AB/DC con succión lateral son especialmente indicados para la transferencia de lodos concentrados o espesados, gracias a su capacidad de controlar la presión sobre los componentes de estanqueidad, manteniéndola más baja que la del fluido que ingresa. Esto reduce el desgaste de los sellos, prolonga su vida útil y mejora la fiabilidad de las bombas.

Para la transferencia de lodos de aguas residuales, las bombas de alta presión para filtro prensa son especialmente indicadas; nuestra Empresa ofrece más de 40 modelos de estas bombas, en versiones de una, dos o tres etapas, con caudales de hasta 1.100 m3/hora y presiones de hasta 21 bar.

Transferencia de lodos: operaciones

La transferencia de lodos es un procedimiento que puede ser algo diferente dependiendo de la industria en la que se practique.

El sector de la purificación del agua es quizás el que puede darnos una idea más precisa de las operaciones necesarias durante la transferencia de lodos: en efecto, una vez que las aguas residuales llegan a una planta de tratamiento, deben pasar por diferentes procesos, algunos de los cuales producen grandes cantidades de lodos.

Estos lodos se pueden clasificar en

  • primarios
  • secundarios.

Los lodos primarios son los depósitos que se forman durante el tratamiento primario, que es cuando las aguas residuales, después de pasar por un clarificador o tanque de sedimentación, se mantienen hasta que las partículas sólidas más grandes y pesadas se depositan en el fondo, mientras que el aceite, la grasa y los sólidos más ligeros permanecen en la superficie.

Luego, los lodos primarios se eliminan de los tanques con rascadores mecánicos y bombas, y después se transportan a su destino, donde serán tratados y/o reutilizados.

Los lodos secundarios se generan mediante un tratamiento adicional: de hecho, el tratamiento primario sólo elimina alrededor del 60% de las partículas sólidas suspendidas.

El tratamiento secundario implica la eliminación de la materia biológica y de los materiales solubles que requieren oxígeno para que se separen de las aguas residuales, así como la eliminación de los posibles sólidos suspendidos adicionales. Uno de los métodos más comunes para realizar este tratamiento es el proceso de lodos activados.

Durante este procedimiento, las aguas residuales y los lodos biológicos se bombean a un tanque de aireación y se mezclan. Luego se inyecta aire en la mezcla para ayudar a que la materia biológica se precipite. A continuación, la mezcla pasa a un segundo clarificador o tanque de sedimentación, donde los lodos activados se sedimentan y se bombean hacia afuera.

Normalmente, alrededor del 35% de los lodos se devuelven al tanque de aireación para ayudar a mantener una alta población microbiana y a precipitar la materia orgánica. Este lodo se conoce comúnmente como lodo activado de retorno. 

Dado que se producen más lodos activados de los que se necesitan para los lodos de retorno, cualquier exceso de lodos activados se destina a la eliminación.

¿Qué tipo de lodos se pueden transferir con las bombas?

Todas las bombas PEMO de Perissinotto S.p.A. permiten y facilitan la transferencia de todo tipo de lodos, como los:

  • de aguas residuales;
  • concentrados o espesados;
  • abrasivos o ácidos.

Los primeros (ya mencionados en este artículo) son el principal residuo de los tratamientos de depuración mecánicos, químicos o biológicos a los que se someten las aguas residuales antes de devolverlas a la naturaleza, para que no dañen el ecosistema receptor.

Este tipo de lodos se asemejan a los residuos, ya que contienen una concentración de los contaminantes eliminados de las aguas residuales: por lo tanto, para eliminar cualquier posible problema de salud e higiene, deben ser tratados antes de su uso o eliminación.

Las bombas de alta presión para filtro prensa son especialmente adecuadas para el traslado de estos lodos. Los modelos que nuestra Empresa ha desarrollado para este fin son más de 40, siempre personalizables según las necesidades del cliente.

El procesamiento en el sector de los inertes produce lodos especialmente densos: también en este caso, nuestra gama de bombas es capaz de ofrecer la solución óptima para trasladarlos cuando están concentrados en lagunas de aireado, y alimentar los hidrociclones.

Para la transferencia de lodos concentrados o espesados se utilizan principalmente los modelos horizontales de las series AO/AB y AO/AB/DC con succión lateral, capaces de controlar la máxima presión que se ejerce sobre los componentes de estanqueidad, reduciendo su desgaste y protegiendo la vida útil y la fiabilidad de las bombas.

La transferencia de lodos abrasivos o ácidos somete a las bombas a un proceso particularmente desgastante. Toda la gama PEMO Pumps maximiza la calidad de los revestimientos de los rotores y los cuerpos, precisamente con el objetivo de reducir el desgaste y, en consecuencia, la necesidad de mantenimiento.

Entre los distintos tipos que ofrece la Empresa, las bombas sumergibles PEMO son ideales para trabajar con lodos altamente abrasivos. Equipadas con una sonda térmica para controlar la temperatura del motor, y una sonda de nivel de aceite, capaz de detectar posibles infiltraciones en la cámara de aceite, estas bombas también cuentan con un dispositivo capaz de analizar las señales procedentes de las sondas.